sábado, 26 de marzo de 2011

Ataudes colgantes de Sagada

Sagada es un pequeño pueblo al norte de Manila, en Filipinas, y se caracterizan por tener un ritual funerario único en el mundo: entierran a sus difuntos en ataúdes que luego cuelgan de la pared de un precipicio.


Los ataúdes son construidos por los propios futuros difuntos cuando son ancianos. Pero si están demasiado débiles o enfermos, los construirán sus hijos o su familiar más cercano.


Cuando la persona fallece, sus familiares son los encargados de colocar el cuerpo dentro del ataúd artesanal. En esta tarea, a menudo quiebran huesos del difunto al forzarlo a entrar en esos pequeños espacios.


Seguidamente el ataúd es colgado y depositado en la pared de roca, donde reposará con sus antecesores. Los habitantes de Sagada prefieren que sus ataúdes sean depositados en la pared que bajo tierra, y así lo llevan haciendo durante más de 2000 años.

0 comentarios:

Publicar un comentario